La epidemia de violencia intrafamiliar

Publicado el Lunes, 10 de Julio del 2017 en Centro de Prensa, Noticias Nacionales Diario El País

La epidemia de violencia intrafamiliar
Los índices de violencia intrafamiliar en Honduras están alcanzando niveles desorbitantes Foto: Diario El País
Tegucigalpa, Honduras. Los índices de violencia intrafamiliar en Honduras están alcanzando niveles desorbitantes. Cientos de casos mensuales son recibidos en distintas instituciones y asociaciones del país, sin que exista un plan que pueda cambiar el círculo vicioso de violencia dentro del seno familiar.

Existen diferencias claras de violencia dentro de la familia, la "Violencia Doméstica" no involucra el daño o agresión física, y se considera como asunto civil, no penal. Pero la "Violencia Intrafamiliar" es un delito más grave que involucra el daño físico. Este se considera propiamente como delito bajo el código penal.

Pero a pesar que existen leyes que protejan a las víctimas, la epidemia continúa. Desde el 2010, más de 120.000 casos de violencia intrafamiliar se han registrado en Honduras. Solo en el 2016, más de 22.000 personas denunciaron ataques físicos o psicológicos por su pareja, casos donde más del 90% de las denuncias fueron hechas por mujeres y estas cifras van en incremento.

"Es una epidemia", dice Cristina Alvarado del Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla "Solo nosotras hemos recibido desde el 2013 al 2016 más de 2600 casos de violencia intrafamiliar, lo que equivale a más de 80 casos mensuales eso sin tomar en cuenta los datos de instancias gubernamentales y los múltiples casos donde la mujer no desea denunciar la violencia a pesar de sufrirla a diario. Nuestras cifras podrían llegar a cientos de miles de casos en el país."

Epidemia es la palabra correcta. La Organización Mundial de la Salud ha reconocido la violencia intrafamiliar como un problema mundial de salud pública, donde la cura no está plenamente definida y no existe una fórmula rápida para "curar" esta enfermedad. Las causas de violencia son muchas: el imperante machismo, la desintegración familiar y la pobreza los cuales son detonantes desesperantes que resultan en más casos para las estadísticas. "Pero no se trata de meter presos a todos los hombres de Honduras", dice Cristina "es más, las mujeres no quieren meter presos a los hombres, las mujeres quieren que la violencia acabe y que los hombres cambien su comportamiento. Necesitamos tomar conciencia en qué momento se ejerce violencia o de qué manera estoy reproduciendo este patrón de violencia que aprendí en la sociedad o en mi familia. Esto no es fácil, pero si lo podemos hacer"

Según Cristina, el Estado también tiene que hacer de su parte. Las sociedades con altos índices de desigualdad usualmente se traducen en violencia, pero tal como las políticas de seguridad del gobierno del Presidente Hernández han resultado positivas, así mismo debe integrarse un sistema de políticas públicas que ayuden a cambiar "el chip" a una sociedad cada vez más violenta a nivel familiar.

"Necesitamos políticas públicas integrales contra la violencia que sean de acompañamiento de procesos y empezar a hacerlo de manera multidisciplinaria, desde la educación, enseñando a los niños y las niñas sobre la violencia, a las y los adolescentes en el reconocimiento de sus derechos y de relaciones de respeto. Estamos hablando de hacer un cambio estructural incluso en la sociedad y en las instituciones sociales que de alguna manera están permeadas en un pensamiento machista y que promueven, naturalizan, justifican y legitiman la violencia intrafamiliar. Se trata de una educación nacional de inclusión al respeto por tu compañera de hogar y tus hijos." afirmó Cristina Alvarado “es la única forma de detener y curar esta epidemia.”

Si usted o alguien que conoce experimenta violencia intrafamiliar, puede comunicarse al Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla al 2238-4659 o puede abocarse a los juzgados de paz. Mantener y proteger los derechos de la familia y la mujer son imperativos en una sociedad civilizada.

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario. Autentificación opcional debajo.

slogan-footer